RENOIR Jean (1894-1979)

La bête humaine (La bestia humana) (1938: 8.5)

1) Lantier, el gigante Gabin, La bestia humana, lleva el determinismo en la sangre. Sus antepasados se lo han pasado unos a otros, no hay escapatoria. O la hay, transitoria: una locomotora. Mientras en ella se resguarda, parece tranquilo y lejos de los deseos humanos (que atraerían luego a Fritz Lang).

2) Pero la turbadora Simone Simon, en su papel de Sévérine, se le aparece como por arte del arte a Lantier, complicando su ya frágil existencia.

3) Así perderá Lantier los papeles de manera lógica según su sangre, su determinismo terrible, la bestia (o dilema psicológico) que lleva dentro.

4) A la literatura de Zola y al cine de Renoir se les etiqueta “Naturalismo”. 

5) Que es, según mi querida Larousse, aquella actitud filosófica que niega que haya principios o leyes que rigen la naturaleza “desde fuera”. Todo es y se explica “desde” la naturaleza, las cosas y personas. La realidad se define como medio y circunstancias en las que se desenvuelven los individuos.

6) Entre La bête humaine y El muelle de las brumas se observan significativas diferencias. Comparten la felicidad imposible, pero el cine de Carné se sostenía en el pintoresquismo melodramático y la inclinación lírica, se apoyaba en modelos norteamericanos y carecía de la naturalidad y la enjundia de Renoir para retratar los anhelos humanos.

7) Gabin es una bestia sin opciones. Y la Simon tampoco sabe no ser lo que es, inhabilitada para el amor por su pasado de Lolita. Así, al contrario que el hombre, ella no se enamora: se divierte y aspira a mejorar su posición.

8) Renoir muestra el drama del determinismo en las vías del tren y sus alrededores. No es fácil descarrilar, no es sencillo ser lo que no se ha sido.

9) Expulsar a la bestia requiere coraje y cariño. Más cómodo sería renunciar a las pasiones que causan los desastres y resguardarse cada cual en su locomotora, refugio y pasatiempo tranquilo, matando el tiempo de una manera poco humana o natural: sin ser bestias, consintiendo a la rutina.