MIZOGUCHI Kenji (1898-1956)

Ugetsu Monogatari (Cuentos de la luna pálida) (1953: 9.0)

1) Cuentos de la luna pálida, 1953: película plástica y singular enmarcada en un Japón bélico y fantasmagórico. Los medios modernos de expresión, 1963: tosco libro y olvidado que estudiaba mi padre en el Seminario.

 

2) El film estremece. Suave eclosión de dos paradigmas del cine: el armonioso fluir narrativo propio del cine sensual; el cortante acercamiento a la violencia y los vicios humanos. El libro, de la Editorial Razón y Fe, no invita en principio a su lectura, pero por qué no ojearlo: por qué no.

 

3) Ugetsu Monogatari, fusión melódica elevada a gloriosa muestra de arte plástico y figurativo. Uno puede quitar el volumen, dejarse llevar por las siluetas en su paisaje, entender y sentir lo que ocurre y no ocurre.

 

4) Anunciaba Micó Buchón en el citado libro: “...el siglo próximo los seres humanos vivirán universalmente una cultura de imágenes”.

 

5) Singular cine, el de Mizoguchi, capaz de recordarnos a Kurosawa, Ozu; a Fassbinder, Godard, Ang Lee; La flor de mi secreto, Hable con ella o Volver, al mismo tiempo marcando un territorio personal e intransferible.

 

6) Singular empeño, el de Micó Buchón, muy capaz de escribir: “El lenguaje del cine, el día en que desarrolle y aplique todo su poder, rectamente, al bien de la humanidad será un precioso instrumento de cultura, de elevación y de comprensión entre los hombres”.

 

7) Las guerras de los hombres y los fantasmas de las mujeres rondan la película. Ellas vuelven para estar con el hombre y ver con él solidariamente, recuperando la felicidad o lo no vivido antes de desvanecerse: “...la cinematografía puede ser un medio de acercamiento a los hombres, de convivencia, de conocimiento, y, tras él, de respeto; y, por fin, de estima de los otros. La pantalla nos pone en contacto con ‘los otros’” (Micó Buchón).

 

8) Cine mágico, trágico, se aparece y desvanece ante nuestros vencidos ojos. Esboza sublimes elegías de admirables mujeres que luchan por sobrevivir o volver a vivir por culpa de la torpeza desmesurada de los hombres: arrogantes, vanidosos, ambiciosos, estúpidos y crueles. Ellos matan, violan, caen en las tentaciones del adulterio y la posición social. Ellas sobreviven, resisten hasta donde pueden, se adaptan, esperan.

 

9) “Al cine le espera un fabuloso futuro. De nosotros depende que sea un enriquecimiento o una catástrofe.” De nosotros y de vosotras; conste.