ENTREVISTAS A CRÍTICOS: HILDY JOHNSON

ENTREVISTAS A CRÍTICOS DE CINE

 

HOY CONVERSAMOS CON: Hildy Johnson (Isabel Sánchez).

MEDIO EN EL QUE ESCRIBE: El blog de Hildy Johnson

QUIÉN ERES: En el ciberespacio me convierto en la periodista del Morning Star, Hildy Johnson. Me escapé de los fotogramas de Luna nueva para teclear imparable en mi máquina de escribir. Fuera del ciberespacio soy Isabel Sánchez y siempre he trabajado entre páginas de libros, líneas, palabras, historias...

POR QUÉ ESCRIBES: Es como mejor me expreso.

 

1-¿Cómo ves el panorama de la crítica cinematográfica en España?

Uno de los géneros periodísticos que más me atrae es la crítica y dentro de las críticas las cinematográficas. La crítica de cine es un género con posibilidades infinitas, por eso un texto estructurado, pensado y bien escrito se convierte en llave maestra o mirada posible de una película. Una crítica aporta claves y disecciona las entrañas de una obra cinematográfica, da pinceladas certeras. Así que bajo esa premisa creo que actualmente el panorama de la crítica cinematográfica en España ofrece un abanico amplio. Y en ese abanico, y en distintos formatos, se puede bucear y encontrar textos que atesoran y miman la crítica como género. Siempre soy optimista y pienso que en toda época, hay líneas que aportan, pero como en todo hay que buscar, leer y encontrar aquellas voces que merecen la pena.

 

2-¿De qué crítico te gusta (o gustaba) siempre conocer su opinión?

Soy ávida lectora de críticas de cine, de reportajes de análisis fílmicos y de libros de cine (ensayos, biografías, análisis, temáticos...). Buceo todos los días en el ciberespacio y me encuentro muy a gusto en una comunidad de cine grande e interesante que me aporta continuamente. Y en ese espacio que ofrece la Red he encontrado un montón de blogs amigos (y años de amistad con el cine como nexo de unión y un enriquecimiento mutuo a través de comentarios, debates, análisis) y de páginas webs sobre cine que consulto asiduamente. Por otro lado en la prensa escrita, me gusta leer las críticas de cine (normalmente se publican los viernes, días de estreno), cuántas más mejor. Y todos los meses me compro dos revistas de cine: Fotogramas y Caimán. Pero intermitentemente compro también otras publicaciones mensuales, anuales o de otra periodicidad (como puede ser Dirigido por, Nosferatu o en su momento Nickelodeon o Cinerama...) e intento cada vez que surge una nueva revista de cine adquirirla y conocerla (ahora mismo acaba de surgir una nueva revista anual de crítica cinematográfica, Orphanik). No quiero dar nombres porque no me gustaría olvidar a ninguno/a de los que me han hecho y me hacen disfrutar, que son muchos. Pero sí voy a nombrar a un crítico de cine que ha sido además un gran profesor y me ha hecho amar mucho más la crítica cinematográfica, además de descubrirme nuevas vías, posibilidades y recursos para poder volar y crear en este género periodístico: Jordi Costa.

 

3-¿Cómo y cuándo decidiste escribir sobre cine?

Siempre he sentido la necesidad de escribir, y a ello me dedico. Pero El blog de Hildy Johnson nació en el año 2007 y alimenta mi pasión por escribir sobre cine.

 

4-¿Con qué frecuencia vas al cine? ¿En qué otros formatos ves películas?

Procuro ir por lo menos una vez a la semana, pero a veces puedo ir tres o más veces. Lo que me permita mi tiempo. También me gusta mucho ver dvd y blu ray. Otra de mis pasiones es adquirir películas clásicas (ahora estoy coleccionando dvd del periodo pre code). O bien las compro o las alquilo en bibliotecas o en tiendas de alquiler de dvd y blu ray. Todavía no me he lanzado a las plataformas como Filmin; sin embargo estoy emocionada con la posibilidad que ofrece la fibra óptica de grabar películas en los distintos canales de televisión (algunos además con la posibilidad de poner versión original y subtítulos) y estoy pudiendo grabarme un buen arsenal de títulos que tenía pendientes... y así poder verlos cuando quiera.

También me interesa acudir a otras salas, aparte de las comerciales o las del circuito VOSE, a ciclos temáticos con posibilidad de debate o coloquio o a festivales. Así en Madrid, donde vivo, me gusta acceder a salas de otras instituciones culturales como la Cineteca del Matadero, La Casa Encendida, la Filmoteca española, la sala del Círculo de Bellas Artes, de la Casa de América o a los ciclos que organizan en el Thyssen o en el Reina Sofía...

 

5-¿Cuál es el cine que más te ilusiona en la actualidad?

Los jueves por la noche o los viernes por la mañana o los días primero de mes (cuando adquiero las revistas cinematográficas que suelo comprarme) me ilusiona mirar la cartelera o leer una crítica o un reportaje de análisis fílmico y descubrir que me apetece mucho acudir a determinada película. Siempre, todas las semanas, hay alguna película que me apetece ver en sala de cine. Y, por supuesto, siempre hay un clásico que me espera en formato dvd, blu ray... o en alguna sala que se atreve a programar cine de otras épocas.

 

6-¿Qué directores estarían hoy día sobrevalorados?

A mi parecer no hay directores sobrevalorados, sino directores con los que se conecta o no se conecta. Es cierto que en determinados periodos o momentos hay directores que consiguen acaparar la atención no solo de los medios sino también de los espectadores. Quizá atrapan algo del momento, del espíritu de una época, o reflejan una tendencia, o dan con una reflexión que llega a muchos, o logran un estilo o estética que atrapa... Luego hay algunos que perduran en el tiempo u otros que caen en olvido. Aunque siempre hay nuevas generaciones que les rescatarán o les mirarán con otros ojos. Es interesante ver la trayectoria de directores clásicos, cómo fueron valorados en su momento y cómo son valorados ahora o cómo algunos son rescatados del olvido y reivindicados y otros por el contrario son denostados.

 

7-¿Es el director tu criterio principal a la hora de decidir qué película ves?

No es el único criterio que sigo. Aunque me interesa mucho el análisis fílmico por la teoría del autor, otros ingredientes pueden hacer que me decida a ver una película. A veces seguir la trayectoria de un actor o actriz. Otros me hace ir al cine el tema tratado: un acontecimiento histórico, un dilema moral determinado, una emoción, un estado o sentimiento que predomine en la película (la soledad, las relaciones entre hermanos, la muerte...), un tema social al que quiera acercarme... También he llegado a entrar a una sala de cine porque me ha llamado mucho la atención un cartel o un título. Otras veces me he guiado por el país de origen de la película, porque me fascina el director de fotografía o porque sé que me va a atrapar por su banda sonora.

 

8-¿Cuáles son tus 5 películas favoritas en lo que va de siglo XXI (2000-2015)?

Las listas me divierten, sobre todo cuando me descubren nuevos títulos o una forma de mirar de la persona que las elabora. Y me encantan por lo volubles que son, siempre se descubren nuevas obras que varían las listas. Del siglo XXI esta vez me voy a dejar llevar por las cinco primeras que me vengan a la cabeza porque recuerdo que me dejaron ensimismada en la butaca de la sala de cine.

Código desconocido (2000) de Michael Haneke.

Ciudad de Dios (2002) de Fernando Meirelles.

Lejos del cielo (2002) de Todd Haynes.

De dioses y hombres (2010) de Xavier Beauvois.

The Deep Blue Sea (2011) de Terence Davies.

 

9-¿Podrías ofrecer una lista de tus 10 películas de siempre?

Aquí me voy a dejar llevar por clásicos que tienen menor difusión que otros pero que son joyas para descubrir y disfrutar.

LOS ESPÍAS – Fritz Lang (1928)

STELLA DALLAS – King Vidor (1937)

LAS ZAPATILLAS ROJAS – Michael Powell, Emeric Pressburger (1948)

EL PLACER – Max Ophüls (1952)

NOCHES BLANCAS – Luchino Visconti (1957)

SUSPENSE – Jack Clayton (1961)

EL ÚLTIMO ATARDECER – Robert Aldrich (1961)

EL SEDUCTOR – Don Siegel (1971)

ÉRASE UNA VEZ EN AMÉRICA – Sergio Leone (1984)

UNDERGROUND – Emir Kusturica (1995)

 

10-¿Cómo ves la crisis del cine, el tema del IVA y la piratería?

Creo que respecto al cine siempre se ha hablado de crisis. Cada cambio tecnológico que, por ejemplo, supone una inversión millonaria en la transformación de las salas o acontecimientos políticos, económicos y sociales que afectan al mundo de la cultura... se habla de una crisis del cine, de la desaparición del séptimo arte, de su supervivencia. Y efectivamente cambios y baches ha vivido mucho desde su breve historia, pero siempre renace de las cenizas como un ave fénix. De la desolación y penuria que dejó la segunda guerra mundial en Italia, surgió después el neorrealismo italiano. De la última crisis económica que tanto está afectando en nuestro país, ha nacido una cantera de nuevos directores que dirigen desde los márgenes y buscan otros sistemas de financiación y distribución. Es difícil encontrar un país o un lugar donde la industria del cine (esta es una de las grandes contradicciones: industria y arte) esté tranquila, equilibrada, sin baches..., sin crisis.

Una de las consecuencias de la crisis económica actual en nuestro país ha sido la subida de varios impuestos entre ellos el IVA cultural. Algunos de esos impuestos actualmente han vuelto a bajarse y, sin embargo, el cultural no se ha tocado. Sigue a un 21 por ciento. Esto supone dos cosas: se dificulta el acceso a la cultura, porque todo es más caro, y por otra parte es más difícil arriesgar en nuevas películas, porque es más caro realizarlas y además es más difícil acceder a ellas. Me preocupa si resulta de todo esto un empobrecimiento del abanico y de las posibilidades creativas de las producciones cinematográficas. Porque lo importante es que se puedan hacer películas personales, experimentales y arriesgadas y también apostar por el taquillazo, que todo conviva. También compruebo que esto está provocando que se estén buscando nuevas fórmulas, por ejemplo, en las salas de exhibición para incentivar que más ciudadanos podamos acceder al cine. Horarios o días en los que las entradas son más económicas. Regresar otra vez a los reestrenos con precios más bajos. Fidelizar a los espectadores a las salas de cine con distintas ventajas si acuden regularmente al cine... En resumen intentando que no se convierta en un lujo acceder a una sala de cine (y para muchas personas ya lo es). Sin embargo, es un tema mucho más complejo y profundo, y que tiene más puntos preocupantes para analizarlos concienzudamente. No tengo suficiente capacidad ni los conocimientos necesarios para desarrollarlo exhaustivamente.

La piratería me preocupa entre otras cosas por el poco respeto que se muestra hacia la obra cinematográfica: da igual la calidad de imagen, el formato, cómo estén los subtítulos si los hay, cómo se aprecia el sonido..., da igual dónde y cómo se vea una película. Sí reconozco que a veces la única forma que se puede acceder a una película clásica de difícil acceso es porque se encuentra en la Red. Pero también reconozco que es un tema que se escapa de mis conocimientos para analizarlo profundamente y con todos sus dilemas y contradicciones. No obstante voy a plantear un tema polémico y que concierne a los que compramos o alquilamos muchos dvd y blu ray. Hay ocasiones en que compro un dvd de un clásico o de un estreno reciente que se ha lanzado en estos formatos y me encuentro con la desagradable sorpresa de que he pagado por una copia realizada no solo con poco cariño y con poco cuidado, sino que no se ha respetado ni la calidad de la imagen, ni los subtítulos o el sonido o, a veces, ni siquiera el formato. Y me queda una sensación de que no se me ha tomado en cuenta como espectadora. ¿Cuál es entonces la diferencia, en estos casos, entre comprar un dvd y acceder a una copia pirata? Sin embargo, por suerte hay otros dvd o blu ray en los que se nota su excesivo cuidado en la presentación de la obra cinematográfica, con además profusión de buenos extras. A lo que me refiero es que todas las partes tienen que implicarse y analizar los motivos de por qué existe la piratería y cómo hacer para que se valore realmente una obra artística, qué hacer para que llegue en las mejores condiciones y para que pueda ser accesible a un amplio número de espectadores.

 

¡Muchas gracias!

(Agosto, 2016)