ENTREVISTAS A CRÍTICOS: ROBERTO ALCOVER OTI

ENTREVISTAS A CRÍTICOS DE CINE

 

HOY CONVERSAMOS CON: Roberto Alcover Oti.

MEDIO EN EL QUE ESCRIBE: Dirigido Por, Miradas de Cine, Imágenes de Actualidad.

QUIÉN ERES: Psicólogo y terapeuta familiar que también escribe sobre cine.

POR QUÉ ESCRIBES: Es una necesidad.

 

1-¿Cómo ves el panorama de la crítica cinematográfica en España?

En absoluta crisis, como otros tantos sectores relacionados con la cultura. Cada vez es más complicado rescatar a voces que tengan algo que decir. Es un panorama muy precario donde, ante la imposibilidad por conseguir algo digno, resulta inviable apelar al rigor. Podríamos destacar tres generaciones: las vacas sagradas, ya más preocupadas por pagar las facturas que por cualquier intento de generar algo diferente; una generación intermedia que se divide entre los que han tirado la toalla y los que todavía luchan por aspirar a los puestos anteriores; y un puñado de chic@s jóvenes que pronto dejarán de lado sus aparentes inquietudes para subirse a algún carro. Todo lo entiendo y lo veo lógico. Evidentemente estoy generalizando: hay excepciones.

También se habla mucho de la crisis del lector, y sea una crisis o no, hay una realidad: cada vez leer interesa menos, con todo lo que ello significa, para bien y para mal. Y la crítica no es una excepción.

 

2-¿De qué crítico te gusta (o gustaba) siempre conocer su opinión?

De los críticos con más trayectoria, siempre me gustaron Carlos Losilla, Antonio José Navarro, Jordi Costa, Tonio L. Alarcón, y Quintín. Aunque reconozco que últimamente leo muy poca crítica: me aburre casi todo lo que leo, pero reconozco que es un problema mío. Antes leía muchísima crítica de cine, de casi cualquier medio.

Solo hay una lectura realmente obligada para todos: Diego Salgado.

 

3-¿Cómo y cuándo decidiste escribir sobre cine?

Empecé bastante joven, con 17 años o así. Antes ya me gustaba escribir, y supongo que la pasión por el cine me impulsó a reflexionar más sobre ello. Comencé a tomármelo en serio mientras estaba estudiando la carrera, iniciándome en algunas webs. Era una época bonita: la generación de críticos que formó Miradas de Cine prometía un futuro creativo importante. Además, luego estaba Letras de Cine que apostó por una línea muy distinta pero también muy interesante. Luego todo se diluyó, lógicamente. Cuando terminé la carrera me fui a Barcelona a estudiar un Master en Crítica de Cine, en el ya desaparecido (creo) Observatorio de Cine. Fue un año espectacular.

Luego entré en Miradas de Cine formando parte del mejor grupo humano que he conocido. Y a partir de ahí pues un montón de cosas: charlas, ponencias, festivales, Sitges, libros colectivos, Dirigido (un sueño hecho realidad), etc… Ha sido todo muy bonito, aunque siempre chocando con la realidad precaria y endogámica del medio. Pero pese a todo, el trayecto ha merecido la pena. Trabajar en este mundo me ha permitido conocer a algunas de las personas que más aprecio en mi vida (también me ha dado unos cuantos disgustos).

 

4-¿Con qué frecuencia vas al cine? ¿En qué otros formatos ves películas?

Por temas laborales, menos de lo que me gustaría. Por líneas generales, intento ir una vez cada quince días o así. Por ello suelo consumir más cine en casa.

 

5-¿Cuál es el cine que más te ilusiona en la actualidad?

Todo. Siempre me ha interesado todo el cine, aunque lógicamente tengo muchísimas lagunas. Es cierto que tengo mis filias, como son el cine fantástico y la comedia, pero no pongo cortapisas a nada; creo que nunca lo he hecho. También tengo muchos huecos por rellenar en el ámbito del cortometraje y del cine experimental, pero ya digo, para alguien que se gana la vida por otro lado, no se puede estar a todo. En cuanto a las divisiones de mudo, clásico, moderno, posmoderno, etc… me resulta indiferente. Tengo un criterio bastante laxo y no suelo hacer muchas distinciones.

El fantástico siempre me ha interesado por su vertiente metafórica, y la comedia por su capacidad para ser trágica sin parecerlo; pero ya digo, veo de todo.

Hoy en día consumo también muchas series de televisión, quizás más empujado por el estilo de vida que porque me interese más que el cine.

 

6-¿Qué directores estarían hoy día sobrevalorados?

Si me haces esta pregunta hace varios años, te habría soltado una buena ristra de nombres, empujado por la inmadurez y el deseo de llamar la atención. A día de hoy no puedo responder a esa pregunta: hay directores que me atraen y otros que me resultan menos interesantes, sin más. Creo que hay que intentar liberarse de ciertos prejuicios y reflexionar quiénes nos aportan cosas y quiénes no.

 

7-¿Es el director tu criterio principal a la hora de decidir qué película ves?

Lamentablemente, todavía sigo atado a la triste política de los autores. Además, como suelo informarme mucho de las novedades cinematográficas, me enfrento a las películas con demasiada información. Pero sí, me encantaría borrar al director cuando elijo una película.

 

8-¿Cuáles son tus 5 películas favoritas en lo que va de siglo XXI (2000-2015)?

Menudos 15 años más extraordinarios. Que duro:

Inteligencia artificial (Steven Spielberg)

Apocalypto (Mel Gibson)

El nuevo mundo (Terrence Malick)

El protegido (M. Night Shyamalan)

Anchorman (Adam McKay)

 

9-¿Podrías ofrecer una lista de tus 10 películas de siempre?

No me hagas esto…jejeje…no sé:

El hombre que mató a Liberty Balance (John Ford)

Qué bello es vivir (Frank Capra)

La ventana indiscreta (Alfred Hitchcock)

Frankenstein y el monstruo del infierno (Terence Fisher)

Ordet (Carl Theodor Dreyer)

Persona (Ingmar Bergman)

El ángel exterminador (Luis Buñuel)

Cantando bajo la lluvia (Stanley Donen & Gene Kelly)

Amanecer (F. W. Murnau)

La niebla (John Carpenter)

 

10-¿Cómo ves la crisis del cine, el tema del IVA y la piratería?

Supongo que cuando hablamos de la crisis del cine, hablamos de la crisis del modelo de exhibición tradicional, pero sobre todo encuadrado en una franja de edad muy concreta que apenas pisa el cine. Hablamos de la gente de 30-50 que ha abandonado las salas y se ha refugiado en sus salones y en la descarga. Porque el cine no está en crisis, al menos no por ahora. Sí es cierto que los modelos de consumo están cambiando y poco a poco nos estamos adaptando a ellos. En general, más allá de las declaraciones de Spielberg y de Lucas presagiando la próxima defunción de un cierto modelo masivo de entretenimiento (blockbusters de 100-200 millones de dólares con una frecuencia casi semanal), el cine sigue muy vivo, con cada vez más ventanas de exhibición. Bien es cierto que la programación que llega a salas cada vez está más polarizada, y se echa en falta un cine que no se reduzca al blockbuster protagonizada por adolescentes o a las comedias europeas para jubilados. Pero también habría que reflexionar sobre qué está consumiendo esa generación intermedia, que parece haberse acercado a la televisión.

La piratería es un problema educativo, siendo un poco reduccionistas. Todos la practicamos, en mayor o menor medida: es un gesto tan simple que resulta imposible no caer en él. Y no está bien. Creo que ya no podemos escudarnos en cómo de caras son las entradas del cine: hay suficientes ventanas y a precios muy competitivos como para no pagar por lo que ves. Todo lo demás es ponernos excusas.

Respecto al IVA, no tengo la información suficiente como para poder opinar con propiedad.

 

¡Muchas gracias!

(Agosto, 2016)